UNA PLAZA PARA OESTERHELD

 


Desde la tarde de ayer, una plaza de Puerto Madero lleva formalmente el nombre del escritor e historietista Héctor Oesterheld, desaparecido durante la dictadura militar. Tal como lo adelantó Clarín, la medida fue aprobada por unanimidad por el Concejo Deliberante de la ciudad de Buenos Aires el 28 de agosto pasado. La plaza es la ubicada entre las calles Azucena Villaflor, Macacha Güemes, Intendente Giralt y Avenida de los Italianos. Durante la ceremonia en la que se impuso el nombre, la concejala María Naddeo -autora del proyecto- descubrió una placa con la leyenda "el único héroe es el héroe en grupo, nunca el héroe individual, el héroe solo". Esa frase formaba parte del prólogo escrito por Oesterheld para su obra más trascendente: El Eternauta. Al igual que sus cuatro hijas, Oesterheld desapareció en abril de 1977.

Diario "Clarín", Domingo 28 de setiembre de 1997

 


-------------------------------------------------------------------------------

H. G. O.: EL VIDEO SOBRE OESTERHELD

SUSANA COLOMBO

"No me acuerdo del color de sus ojos, pero sí de la calidez y ei brillo de su mirada", dijo el escritor Mempo Giardinelli sobre el historietista Héctor Germán Oesterheld, nacido en 1919 y secuestrado por la dictadura militar en 1977. El humorista Rep lo recuerda "algo hosco, dificil"; Francisco Solano López -el dibujante de El Eternauta dice que era callado, pero con frecuencia "gracioso". En sus fotos, Oesterheld muestra un aire distinguido; el dibujante guionista, Ricardo Barreiro; con un estilo llano, define así el rostro: "Tenía una "jeta" que parecía que se la habían esculpido en piedra".

. A través de una suerte de "historia oral", un filme documental unió los recuerdos de quienes conocieron a Oesterheld. H.G.O. (Héctor Germán Oesterheld) es un fìlme de producción independiente, "opera prima" de los cineastas Víctor Bailo y Daniel Stefanello. Requirió cincuenta horas de entrevistas, necesarias, dicen, para trabajar "sobre la fragilidad de la memoria". Todos lo entrevistados conocieron a "El Viejo" pero sus reçuerdos no son idénticos: justifican, discrepan o reprochan su inserción en el peronismo de izquierda cuando sus hijas ya militaban en Montoneros. Como el padre, dos de sus hijas y un yerno fueron asesinados; las otras dos y otro de los yernos son desaparecidos.

En el filme se cruzan el cariño, la admiración y las opiniones sobre los trabajos y la muerte de Oesterheld. Por la cercanía y por el dolor persistente, son particulares los relatos de la señora Elsa Sánchez de Oesterheld: cuenta que, como padre, Oesterheld era dado a juegos y mimos "más como un abuelo para sus chicas" y que amaba regar las plantas del jardín de su casa de Beccar. O se quedaba sentado, callado y quieto, rumiando hasta volcar con rapidez sus guiones. Después,. Elsa recuerda sus reproches de esa época: "¿Por qué llegaste a esto; qué se te metió en la cabeza si vos no eras así?"; le preguntaba culpándolo por la adhesión de las hijas a la riesgosa actividad política.
Miguel Fernández Long - esposo de una de las hijas, Beatriz Oesterheld, hasta poco antes de que fuera asesinada- disiente: para él, la militancia de las hijas fue decisiva en la elección del padre.

Oesterheld era hijo de Ferdinand Kurt, un simpatizante de la posición alemana en la Segunda Guerra. El historietista era socialista: se dïstanció de su padre. Para Héctor, Perón era un demagogo y, como la mayoría de los intelectuales, no comulgó, en el 45, con el peronismo. En el conflictivo año 55, lo llamaron de la Casa de Gobierno para que realizara un guión sobre la vida de Perón. Erá un trabajo con atractivos ingresos, en momentos en que raleaba el dinero en su casa; no lo aceptó.

Una pasión poco conocida de Oesterheld eran los cuentos infantiles -El Osito Olvidado, Trapito, Gatito y Rococóco-, que el autor de La guerra de los Antartes firmaba con seudónimo. Su primer cuento había sido publicado sorpresívamente por iniciativa de un amigo en el diario La Prensa.
"Leía a Conrad, Stevenson o Sartre", comenta en el filme el escritor Guillermo Saccomario-. Hablaba de Borges, pero prefería a Rodolfo Walsh."
Las revistas Hora Cero y Frontera alcanzaron un rotundo éxito: también Ticonderoga y Sargento Kirk. El dibujante Hugo Pratt participó de esas historietas.
En el 57, con Francisco Solano López como ilustrador, comenzó la entrega por capítulos de El Eternauta, la historieta más perdurable del país. Sus distintas versiones fueron editadas en 1957, 1969 y 1976. Con el tiempo, se la recordó como una premonición del régimen militar del 76. El Eternauta II, escrito en la semiclandestinidad, reflejaba los dolores de Oesterheld. En el guión -con ilustraciones de Alberto Breccia- un personaje lleva el nombre de María -con esa identidad militaba su hija Beatriz, ya muerta- y constantemente repite "todos muertos", "quieren seguir vivos".
H.G.O. reproduce imágenes de noticieros sobre las crisis militares de los años 60, una de ellas mezclada con una cabeza . de "El Eternauta", cubierta con la escafandra recorrida por los copos mortíferos. La elaboracíón del filme llevó dos años de trabajo; diez meses de investigación y obténción de datos. Bailo y Stefanello sólo tuvieron la colabóración en la posproducción de Ariel Direse, como asístente, y Ana kresích, como ayudante de dirección.

Tras el golpe del 76, Oesterheld debió ocúltarse. Alguien lo descubrió cruzando la 9 de Julio, "teñido de oscuro, con barba y sombrero" El padre de El Eternauta fue secuestrado en La Plata el 27 de abril de 1977 y pasó por varios campos. Fue visto en El Vesubio por otro detenido; el médico Eduardo Arias. En las duchas del centro clandestino de Campo de Mayo lo vio Juan Carlos Scarpati: tenía signos de torturas y se lamentaba por la suerte de sus hijas.
Fernández Long dice que cuando Oes terheld estaba en el chupadero llamado "Sheraton", en Villa Insuperable, le exigieron que escribiera el guìón de una historieta a favor del régimen militar. Se negó.
Uno de los dos nietos de Oesterheld, Martín, aparece en el filme y cuenta sus distintas lecturas de El Eternauta y los momentos de juego con "El Viejo". Martín' fue "encontrado" en una casa en Longchamps después de que sus padres, Estela-Oesterheld y Raíil Mórtola, fueran asesinados. Los militares llevaron al chico con su ' abuelo, que ya estaba desaparecido. El les dio la dirección de la abuela. Martín todavía recuerda el abrazo de despedida.
El filme muestra fragmentos de una carta qúe le envió a Elsa estando desaparecído: espera que su detención sea legalizada y lo pasen a prisión. Nunca se supo más de él hasta que le avisaron a Elsa que posiblemente había sido asesinado en Mercedes, en 1978.
Los tramos finales del filme están cargados de emoción. "Sueño mucho con Héctor", asegura el yerno Fernández Long.

Extraído del Diario "Clarin", día 7/3/1999, seccion ZONA, pag. 14


 

 

[Pagina anterior] [Siguiente Pagina] [Ultimas Noticias]

Volver a Noticias...